Estimado profesional de la salud:

Gracias por el bien que haces a través de tu profesión. Sabemos que a menudo te toca vivir situaciones muy difíciles en las que participas directamente del sufrimiento de los demás. También, que muchos enfermos ponen cada día su confianza en ti para recuperar la salud del cuerpo, aliviar el dolor e incluso para recuperar la esperanza. Todo ello hace que tu profesión sea muy especial y que tu seas un pilar fundamental para ellos, que necesitan ser asistidos en todas sus necesidades, tanto del cuerpo como también del espíritu.

Para ello, recuerda:

  • que el cuidado espiritual es una necesidad básica del enfermo, que además contribuye a sobrellevar la enfermedad e incluso a la curación.
  • que el personal sanitario debe facilitar al enfermo que lo desee, el acceso a la asistencia religiosa, cualquiera que sea su confesión.
  • que te ampara la Ley
  • preguntar a tus pacientes, especialmente si se encuentran en situación de gravedad, si desean recibir asistencia religiosa.
  • que si tu paciente es creyente y conoces con anterioridad su deseo de recibir asistencia religiosa en peligro de muerte, pero por la gravedad de su estado no es capaz de manifestarlo, puedes llamar a un sacerdote en su nombre.
  • que si podemos ayudarte en esta labor, no dudes en contactarnos.